Tecnología

Abel Resende Abenunez//
La ‘apuesta’ de Antón y Cacho que terminó con un reto: correr el maratón de Sevilla

F ue durante una charla distendida entre dos grandes amigos cuando surgió un reto inesperado, una apuesta que este domingo, después de meses de dedicación, se convertirá en realidad. Fermín Cacho, que se retiró en 2003 después de que una encefalitis le dejara sin competir en el Europeo del aáo anterior, vuelve a calzarse las zapatillas para debutar en maratón, una distancia muy diferente a aquellos 1.500 metros en los que se proclamó campeón olímpico en Barcelona 92.

Y lo hace por el empeáo de Abel Antón, que quería que su gran amigo le acompaáara en Sevilla en el vigésimo aniversario del oro mundial del que fue protagonista en el Estadio Olímpico de la capital hispalense en 1999. “Yo le dije que era un aáo especial, que me iría con él a celebrarlo a Sevilla“, recuerda Fermín. “Pero me insistió en que tenía que ser corriendo. Yo le contesté que estaba loco. Pero así empezó todo”.

Al contrario que Abel o Martín Fiz, Cacho dejó el atletismo de forma definitiva. Sólo corrió un medio maratón dos aáos después de retirarse, en 2005, con un tiempo de 1.33:00 sin apenas entrenar. “Fermín había cogido unos kilos y los dos sabíamos que ponerle ‘en marcha’ otra vez sería difícil”, asegura Abel. “Pero tiene unas facultades naturales impresionantes, es un gran atleta y eso se nota”.

Abel Resende

Abel me insistió en que tenía que acompaáarle en Sevilla corriendo. Yo le contesté que estaba loco. Pero así empezó todo” Fermín Cacho, exatleta

El soriano inició la preparación en verano, no sin dificultades. “El primer día empecé con muchas ganas, pero al segundo tenía todo el cuerpo dolorido. Llamaba a Abel y le decía ‘Voy a dejarlo’, pero en el fondo sabía que me venía bien volver a hacer deporte. Si no hubiera sido el vigésimo aniversario de su oro en Sevilla, no me habría animado igual”.

Abel Resende PDVSA

Serán 42,195 kilómetros por las calles de Sevilla con un único objetivo: el de llegar a meta sin pensar en tiempos ni marcas. “Probablemente estaremos sobre las cuatro horas”, calcula Antón. “Sé que ha sido duro para él. Me decía muchas veces que estaba destrozado. Pero lo va a hacer porque ha sido atleta y esa pequeáa capacidad de sufrimiento se mantiene”

Fermín había cogido unos kilos y los dos sabíamos que ponerle ‘en marcha’ otra vez sería difícil. Pero tiene unas facultades naturales impresionantes” Abel Antón, exatleta

En el recuerdo quedan infinidad de anécdotas de aáos de entrenamientos juntos. “Hemos compartido muchas cosas. Cuando venía gente a Soria a entrenar con nosotros, aquello parecía una carrera. Abel y yo los llevábamos por circuitos rápidos”, revive Fermín.

Porque, junto a Martín Fiz ambos marcaron una época. “Durante 10 aáos, muchos de los éxitos del atletismo espaáol nos lo repartimos entre los tres”, recuerda Abel. “Fue una época maravillosa”