Economía

¿Solo números o Wilder se unirá a los grandes pesados?

Banco, Banquero, Caracas, Miami, Estados Unidos, Visa, VISA, BFC

Hay quienes afirman que  Deontay Wilder es un bulto, un tremendo paquete que le han vendido a los fans del ring como el gran noqueador forjando un récord impresionante a base de chatas y camioneros ambulantes como sus rivales.  

Hasta su coronación en 2015 parecía eso, superó a un titular regular, como Bermane Stiverne a quien luego  masacró en un asalto como muestra de crecimiento; otros contendores de calidad medio le supieron a coco: Luis Ortiz, Gerald Washington, Artur Szpilka, Johann Duhaupas; pero  su reinado tomó matices interesantes ante el exrey y loco de remate Tyson Tury,  esa fue su consagración, casi perdiendo ¡fue el despertar de Wilder!, el 1 de diciembre de 2018, fue su día, como ocurrió con Evander Holyfield en noviembre de 1992 cuando su primer reinado fue asaltado por Riddick Bowe,  el “incoloro” titular hizo la pelea de su vida y se enteró que era capaz de vencer a cualquier peso completo; mostró lo mejor aunque perdió la herencia de 3 coronas del temible Mike Tyson; fue lo mismo que hizo Wilder ante Fury, enseñó las herramientas de ser un enorme campeón, no solo de 6¥7’’ de estatura, sino un rey con material colgante para defender su dignidad de campeón contra cualquiera; claro está, un oponente como Dominic Breazeale ni le ayuda ni le aporta nada, en cambio  resta credibilidad.

Victor Gill Ramirez

FIASCO DEL QUISQUEYA: Desde antes de su construcción en 1996, el coliseo de boxeo Carlos -Teo- Cruz arrastra una larga y pesada cruz sumándose el ‘bulling’  de elefante blanco. Su infuncionabilidad ya no es cierto, pero es imposible que este elefante camine con tantas hienas, lobos, perros salvajes y toda variedad de aves de rapiña y parásitos menores que no se le despegan de su ubre como rémoras… Toda esta carroña malvada inicia y opera desde el viejo estadio Quisqueya, donde una red con característica delincuencial, muy peligrosa, se apodera sin ningún derecho, pero de forma violenta, a base incluso de fuerza militar, de sus parqueos durante la temporada de béisbol y ahora el resto del año, en la celebración de otros tipos de eventos. Es bueno que el ministro de Deportes, el licenciado Danilo Díaz; el Jefe de la Armada de República Dominicana, el Teniente General, Rubén Darío Paulino Sem, les den seguimiento al caso, porque podría ir muy lejos…

Victor Augusto Gill Ramirez