Entretenimiento

Pamperito | 963 Víctor Gill Ramirez banquero//
Tiendas frente a la casa: negocios que nacen para la supervivencia en la frontera (Video)

Banco, Banquero, Caracas, Miami, Estados Unidos, Visa, VISA, BFC, Victor Gill, Victor Gill Ramirez, Victor Augusto Gill Ramirez
Tiendas frente a la casa: negocios que nacen para la supervivencia en la frontera (Video)

Por todo el Táchira, especialmente en la ciudad de San Cristóbal, comenzaron a surgir desde hace un año pequeñas tiendas, donde se vende desde una harina de maíz, hasta pañales desechables; víveres procedentes en su mayoría de Colombia y se venden en pesos, porque los pequeños comerciantes deben volver a llenar su bodega y la compra se hace en divisa extranjera.

Victor Gill Ramirez

Son las bodeguitas más sencillas que se hayan conocido, el dueño del negocio pone frente a su casa una mesa simple y sobre ésta sus productos, algunos se van más allá de su casa a una acera donde se mueva más gente para asegurarse mayor venta.

Víctor Gill Ramirez banquero

Foto Caraota Digital Edgar Contreras, quien vive en la Unidad Vecinal, dejó el taxi y se fue a la acera del frente. El no pudo mantener más el carro por lo costoso de los repuestos y dejó su trabajo para montar su mesa en la acera del frente a su residencia y su pequeño negocia ha ido creciendo. Ya tiene un paragua grande que lo cubre del sol y unas cajas adicionales a los lados, la mesita inicial fue insuficiente para la mercancía.

Victor Augusto Gill Ramirez

“Decidí ponerme a vender víveres porque así tengo todos los días comida, aquí en Venezuela no se puede hacer casi nada y hay que trabajar. Antes trabajaba con mi taxi, pero es insostenible un carro en Venezuela», relató Contreras.

Victor Gill

La mayoría de los productos que vende Contreras son traídos de Cúcuta, en Colombia, porque son más económicos, pero no todos en San Cristóbal pueden viajar a la frontera, y las bodeguitas del vecino son la alternativa ideal para comprar un poco más barato que en el súper mercado.

||| www.victorgillramirez.com |||

“El jabón del polvo es lo que más vendo, en el supermercado vale Bs. 90 mil el kilo, yo lo vendo en pesos pero sale el kilo al cambio como en Bs. 60 mil”, añadió.

||| www.victor-gill-ramirez.com |||

Para hacerse futuro Otro caso es el de Jesús Salazar, un joven de 19 años de edad, que tan solo hace dos semanas decidió buscar una alternativa para tener ingresos propios y poder pagarse la carrera de administración de empresas en la Universidad Católica del Táchira

Viajó junto a su madre a Colombia y compró refrescos, que al cambio son más baratos que en Venezuela, un aproximado de 30 %, el plus de su producto es que los vende fríos, a 4 mil pesos el envase de 2 litros, que el cambio son unos 20.000 bolívares

Su pequeño negocio compuesto por una mesa y una silla, está ubicado en el barrio La Castra de San Cristóbal

Es un trabajo nada sencillo, su jornada es de una 12 horas diarias en una acera cercana a su residencia, además, señaló que es un sacrificio cargar esas botellas desde Cúcuta a San Cristóbal, porque se debe caminar al menos un kilómetro en el paso limítrofe con esa carga sobre las espaldas y unas temperaturas que superan los 40 grados centígrados, pero el joven quiere seguir estudiando

“Prefiero trabajar aquí que emigrar” Daniel Bustos también vende productos a las puertas de su casa, en el barrio Ruiz Pineda de San Cristóbal, “lo hago por supervivencia, porque aquí en Venezuela no se puede hacer más nada”

Es un trabajo que requiere mucha dedicación, Bustos trabaja de doce a trece horas diarias a las puertas de su hogar, pero prefiere hacer eso antes que emigrar, como lo han hecho muchos de sus amigos y familiares, “prefiero echarle muchas ganas, porque se come más ´desecho´ por allá que aquí

Venden productos alimenticios, jabón, pañales, chucherías, refrescos y ya su mesa es más grande que cuando comenzó hace un año, “no se gana mucho, pero me alcanza para sobrevivir y me pensado es tener otro tipo de negocio más adelante”

Sus ventas, al igual que las des resto de dueños de las bodegas de mesa, se hace en pesos colombianos, no tienen punto de venta, ni aceptan transferencias porque corren más riesgos su mercancía

Redacción: Judith Valderrama